✨💳 6 sin interés + envíos! 💳✨

Hola!
Si estás viendo esta página es porque seguramente no estás de acuerdo con nuestros precios.

Queríamos contarte un poco cómo es desde el otro lado, como emprendedores en Argentina.
Hay una "idea general" de que el precio de un producto depende del costo de producirlo.
Esta idea viene de cuando eramos chicxs, cuando los papás y mamás hacían torta y lxs chicxs las vendían en algún evento para juntar dinero para una causa. Pero no aplica al mundo real (aunque nos encantaría porque haría todo más simple).

Algo así es lo que imaginan que pasa con cada venta

Lo que no se tiene en cuenta es que el costo del producto impacta muy poco en su precio final.
Cosas como los sueldos y aportes de nuestros empleados y los costos fijos (alquileres, luz, agua, gas, etc) impactan enormemente.
Sin embargo, lo que más impacta son las cosas que ahora vamos a contar...


Les vamos a presentar a nuestro amigo

Así es, aunque los impuestos son varios y no son sólo de la AFIP, la carga tributaria de nuestro país hace que por cada $100 que pagues, al emprendimiento le queden sólo $50.
Esto pueden averiguarlo con su contador amigo (si es que tienen alguno). No queremos aburrirlos con los detalles.
Estamos dentro de los países con más carga tributaria del mundo.

Entonces ya aclaramos que la mitad se la llevan nuestros políticos muy bien intencionados. Eso nos deja con solo la mitad del precio para cubrir todos los costos.
Pero entonces aparece otro de nuestros amigos, un fenómeno económico muy famoso.

Nadie escapa de él


 

Para nuestros sweaters usamos los mejores materiales y son importados. Y por eso, los compramos en dólares.
Entonces los precios de materiales del sweater no son lo que nos costaron cuando hicimos el sweater. Si no, lo que nos van a costar cuando volvamos a hacerlos, dentro de unos meses.
Parece la trama de la película Interstellar (si no la vieron, vayan a verla ahora). El futuro impacta en el presente.

 

Hacer sweaters es fácil, ¿No?


Y por último, y no por eso menos importante, realizar cada sweater nos lleva de 6 a 12 meses de trabajo. Entre diseños e idas y vueltas con el taller, realizando varias muestras hasta que el producto esté perfecto. Y cada paso teniendo que ser aprobado internacionalmente por los licenciantes (como Warner o Cartoon Network). Es muchísimo trabajo y lo amamos. Pero es muchísimo trabajo. Y lo amamos.

No es como un local de ropa que compra un sweater prearmado en una fábrica de tejido, le pone una etiqueta y al finalizar el invierno se lo intenta sacar de encima. Cada uno de nuestros productos es un diseño original y oficial que nos requirió muchísimas horas de trabajo de muchas personas.

Ah, y dijimos que además tenemos que sobrevivir al verano?

Si leíste hasta acá, nuestro más profundo gracias, intentamos hacer de esta página lo menos aburrida posible.
Tener un emprendimiento es mucho más que cubrir el costo de fabricación.
Y no tenés que estar de acuerdo con nuestros precios, pero al menos ahora nos entendemos un poco más :)